Foto IV – Clase XXIII: Color y respuesta emocional I.

Por Mariano Castaño

En la clase 2, tratamos el color como parte integral del Tratamiento Estético, y decíamos:

En contra de ciertas teorías popularmente sostenidas, los colores no conllevan un único significado, sino varios. Estos dependen de factores culturales, históricos o psicológicos y sus combinaciones son múltiples.

Si comparamos el uso del rojo en la película Viskingar Och Rop (Ingmar Bergman – 1972 – trad: Gritos y Susurros) con la película Ju Dou ( Zhang Yimou – 1990), veremos que mientras que Bergman asocia el rojo con el enfermedad y la sangre contaminada, para Zhang Yimou la relación se establece con la pasión desatada y la pulsión sexual. “

Ahondemos en estos conceptos, ayudados por los estudios de Shigenobu Kobayashi, Eva Heller, y Patti Bellantoni. Dejo sus libros, (los de Kobayashi y Bellantoni en inglés, el de Eva Heller en castellano, en nuestra sección de Apuntes.)

Lo interesante es que hay múltiples miradas. No hay una sola forma de verlo, y no hay una sola aproximación para este conocimiento, en principio porque la respuesta emocional del color se usa en diseño, en arquitectura, en gráfica, en modas, en marketing y publicidad, en fotografía y finalmente en cine y animación. Una multitud de profesionales de distintas ramas están todos los días trabajando con estos conceptos. Lo que yo les ofrezco, a manera de clases, es un destilado de lo que me parece más aplicable al cine. Pero eso no quiere decir que ustedes no puedan llegar a conclusiones distintas con los mismos libros.

Empecemos.

1 – ¿Qué efectos producen los colores? ¿Qué es un acorde cromático?

Conocemos muchos más sentimientos que colores. Por eso cada color puede producir muchos efectos distintos, a menudo contradictorios. Un mismo color actúa en cada ocasión de manera diferente. El mismo rojo puede resultar erótico o brutal. Un mismo verde puede parecer saludable, o venenoso. Un amarillo, radiante o hiriente. ¿A que se deben tan particulares efectos?. Ningún color aparece aislado; cada color esta rodeado de otros colores. En un efecto intervienen varios colores – un acorde de colores.

Un acorde cromático se compone de aquellos colores que más frecuentemente asociados a un efecto particular. Así, colores iguales se relacionan siempre con sentimientos e impresiones semejantes. Por ejemplo a la alegría y el buen humor se asocian los mismos colores que la a la actividad y la energía. A la fidelidad, los mismos colores que la confianza. Un acorde cromático no es ninguna combinación accidental de colores, sino un todo inconfundible. Tan importantes como los colores aislados son los colores asociados. El rojo con el amarillo y el naranja produce un efecto diferente al del rojo combinado con el negro o con el violeta: el efecto del verde con el negro no es el mismo del verde con el azul. El acorde cromático determina el efecto del color principal.

En resumen: el mismo color tiene un efecto completamente distinto si se combina con otros colores, al punto que cualquier color combinado con el negro invierte sus cualidades positivas y significan lo contrario.

2 – El contexto determina el efecto.
Ningún color carece de significado. El efecto de cada color está determinado por su contexto, es decir por su conexión de significados en la cual percibimos el color. El color de una vestimenta se valora de manera diferente que el de una habitación, un alimento o un objeto artístico.

El contexto es el criterio para determinar si un color resulta agradable y correcto, o fuera de lugar y carente de gusto. Un color puede aparecer en todos los contextos posibles – en el arte, el vestido, los artículos de consumo, la decoración y despierta sentimientos positivos y negativos.

3 – ¿Qué son los efectos psicológicos?
El color es más que un fenómeno óptico y que un medio técnico. Los teóricos de los colores distinguen entre colores primarios – rojo, amarillo y azul -, colores secundarios – verde, anaranjado y violeta – y mezclas subordinadas – rosa y marrón. También se discute sobre si los llamados colores acromáticos – blanco, negro y gris – son realmente colores, y generalmente se ignoran al dorado y al plateado, aunque, en un sentido psicológico, cada uno de estos trece colores es un color independiente que no puede sustituirse por ningún otro, y todos presentan la misma importancia.

El rosa precede del rojo, pero su efecto es completamente distinto. El gris es una mezcla de blanco y negro, pero produce una impresión diferente a la del blanco y el negro. El naranja está emparentado con el marrón, pero su efecto es completamente distinto.

En el libro de Psicología del color de EVA HELLER encontráran muchos estudios sobre los acordes cromáticos. Asimismo, y por otro camino, Kobayashi también dice los suyo sobre el tema.

4 – El color en el cine
Una de las cosas que hay que aceptar de antemano, es que el color va a influenciar la manera en que nos sentimos y pensamos, lo queramos o no. Uno de las razones por las cuales el color nos influencia, es por un fenómeno llamado RESONANCIA.
Carlo Rubbia, premio Nobel de Física de 1984, ha calculado que el ser humano es 1 billón de partes de luz, por cada parte de materia. Explica: “los seres humanos son básicamente luz. Nos vemos a nosotros mismos como materia porque estamos para ver la naturaleza de partícula de la luz. Como sabemos, la luz tiene dos formas: partícula (sólida) y onda (frecuencia). Sin embargo, somos capaces de sentir la luz porque estamos en resonancia con su forma de onda. De esto es que hablamos cuando relacionamos Rojo – enojo – energía, etc.”

HIPÓTESIS DE PLANCK – NATURALEZA DUAL DE LA LUZ

Entonces, nuestra naturaleza perceptiva es incapaz de ver la forma de onda de la luz que afecta nuestra percepción; lo que percibe es su cualidad cromática. La ironía está en que el color impacta en nosotros de maneras que no podemos ver, pero afecta nuestros sentimientos y emociones. Cuando entramos en un espacio rojo, por ejemplo, nuestro cuerpo comienza a resonar con esa onda como una antena. Tal como ocurriría con una nota musical, nuestro cuerpo vibra en “rojo”, físicamente y emocionalmente. Cada color nos afecta de manera única. Incluso las mínimas variaciones de un solo color pueden influenciar nuestro comportamiento. Si absorbemos esto, el color puede convertirse en una herramienta poderosa para los cineastas, en la que subliminalmente se pueden agregar capas a una historia, repotenciar e incluso resignificar una situación.

El color es uno de los elementos que rara vez reconoce la audiencia cuando esta siendo manipulado. Esta cualidad subliminal puede ser mágica en las manos del Director y del DF, pero conlleva un riesgo. Si permanecemos indiferentes o inadvertidos de este potencial esperando a ser explotado, dejamos buena parte de nuestras posibilidades narrativas a la suerte. El color continuará resonando, enviando señales, más allá de nuestras intenciones. Es esencial que sepamos lo que estamos haciendo.

Los cineastas deben tener cuidado de no elegir colores basándose solamente en una noción abstracta o intelectual. Si, por ejemplo, se elige el azul para simbolizar esperanza, porque ese el color del cielo cuando el sol brilla, puede provocar una reacción no deseada. La audiencia puede responder al azul sintiéndose cansada o incluso melancólica. Por supuesto, depende de que azul se elija. Lo que una persona puede tomar como “azul cielo”, otra persona puede llamarlo “azul profundo”. Los adjetivos para los colores son subjetivos. La experiencia de leer o escuchar una palabra y la sensación física de ver el color aducido no son las mismas.

ROJO

El rojo es el color de todas las pasiones. Cuando uno se ruboriza se pone rojo. Cuando se enceguece ve rojo. Cuando hay violencia, se derrama sangre, obviamente roja.

El rojo activa el libido; incrementa la ansiedad y la agresividad. Pone en funcionamiento compulsiones, incluso escondidas. De hecho, sirve como catalizador que activa pasiones ocultas. El rojo vivo acelera el ritmo cardíaco y el nivel de ansiedad. Es stress en estado de color.

El rojo es poder, en forma simbólica y por sugestión; es energizante y estresante. Es visualmente notorio y puede conducir a la ira. Genera una sensación de proximidad y velocidad.

En su forma de acorde, el rojo, acompañado por el negro, es una forma de odio, mientras que en acorde con el rosa, es una forma de amor.

Irónicamente, el rojo vivo asociado al poder puede remitir a la frialdad. Por otro lado, los rojos cálidos son sensuales y lujuriosos.
El rojo oscuro, bordó, se lee como maduro y elegante. Cuanto más oscuro, más sofisticado.

El rojo es el equivalente visual al sonido de una sirena. Nos pone en alerta, nos hace actuar más rápido. Es la longitud de onda que percibimos cercana. Resalta. Llega primero al ojo. Una señal de tráfico el rojo nos ordena: PARE.

En su uso específico en cine, podemos convenir dos modalidades: una primera, en que el rojo es parte del arte y el vestuario, y la fotografía trabaja con el color presente, y otra modalidad en que es la fotografía la que marca el color, tiñendo las luces. Esta última es siempre menos sutil. No obstante, es una brocha gorda que se utiliza con frecuencia.

PHILADELPHIA (J. DEMME – 1993)

THE FABOLOUS BAKER BOYS ( – 1989)

2001 A SPACE ODYSSEY – (S. KUBRICK – 1969)

MOULINE ROUGE (B. LUHRMAN – 2001)

HER (SPIKE JONZE – 2014)

THE FORCE AWAKENS (RIAN JOHNSON – 2017)

GANGS OF NEW YORK (M. SCORSESE – 2002)

AZUL
El azul tiende a ser tranquilizante e incluso introspectivo. Puede inducir, en estás circunstancias a un estado de tristeza y melancolía.

El azul acero y el índigo oscuro son los dos colores menos asociados con lo sensual y más con lo intelectual. Su acorde más común es con el blanco, y se transforma en inteligencia, concentración y, finalmente, ciencia.

Es un color para pensar, no actuar. Por su tendencia a generar inercia, pasividad, incluso asociado a ciertos personajes puede sugerir que los mismos se encuentran reprimidos, sin poder para enfrentar sus conflictos. sin embargo el azul intenso se utiliza para sugerir determinación. Siempre, el azul es la razón, enfrentada a la pasión.

Al mismo tiempo de ser el color más frío del espectro, los mínimos cambios producen alteraciones a la forma en que respondemos a él. Es el color preferido de la mayoría de la gente. Característica contradictoria, que puede hallar su origen en cada uno imagina el azul de manera diferente.

ABOUT SCHMIDT (ALEXANDER PAYNE – 2002)

AMERICAN BEAUTY (SAM MENDES – 1999)

MOONLIGHT ( BARRY JENKINS- 2016)

BREAKING BAD

AMARILLO
El amarillo es un color contradictorio,. Es optimismo y celos. Es visualmente agresivo. Parece aproximarse a quien lo observa. Se instala en nuestra conciencia como el color de la precaución. Los reptiles venenosos y los anfibios lo usan en combinación con el verde: el amarillo se ha construido en nuestros genes como un aviso, una advertencia, de que existe un riesgo. Al ser el color del azufre, el amarillo se relaciona con el gusto ácido.

El amarillo brillante es el color del sol y por ende de la energía. Por eso puede estar relacionado con el optimismo y la esperanza. Es el oro y la belleza.

El amarillo intenso, en cambio, está relacionado con la deshonestidad – la mentira – y la cobardía. El amarillo es el color que más recordamos y usualmente, el que más despreciamos. Estás características lo vinculan con la obsesión y por ende con los celos y la traición.

Todas estás características contrapuestas, hacen del amarillo un color versátil. La clave para controlarlo es la saturación. Cuanto más desaturado y luminosos, más elegante se vuelve. Cuanto más saturado en cambio, más hostil se vuelve. Un amarilloso brilloso y saturado puede volverse amanazante. Cuando el amarillo se vuelve dorado, el color del crepúsculo, remite a recuerdos, sueños usualmente de tiempos idílicos.

THE TALENTED MR RIPLEY (A. MINGHELLA – 1999)

MOONRISE KINGDOM (WES ANDERSON – 2012)

DANGEROUS LIAISONS (STEPHEN FREARS – 1988)

MISERY (ROB RAINER – 1990)

SIN CITY (FRANK MILLER – ROBERT RODRIGUEZ – 2005)

GLADIATOR (R. SCOTT – 2000)

Para terminar esta primera parte les dejo la charla que dictó el DF Salvador Melita (ADF) sobre color, y en particular sobre el trabajo de Shigenobu Kobayashi en Agosto de 2017, durante el festival ADF.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: